Centro para la rehabilitación de lesiones músculo esqueléticas.

También conocido como atrapamiento o impingement femoroacetabular, es una patología de frecuente consulta en la medicina general, kinésica, medicina traumatológica, entre otras. Su diagnóstico certero ayuda a comprender de manera más clara aquellos procesos degenerativos que aparecen en la cadera del adulto joven y que anteriormente se consideraban simplemente procesos involutivos, cuya causa se desconocía.

Cabe destacar que existen muchos sistemas alrededor de esta articulación y cualquiera de ellos puede ser causa de dolor inguinal como es el sistema génito urinario, distintas estructuras nerviosas y vasculares, sistema gastrointestinal, por lo que es muy importante conocer los distintos conceptos en relación a cada patología y así, lograr un diagnóstico adecuado. 

Según estudios, la aparición de esta patología se encuentra entre el 10 – 15%, al ser un porcentaje bajo (en comparación con otras de sintomatología parecida) es común que tanto médicos como otros especialistas de salud se equivoquen en su diagnóstico y por ende sean tratados como distintas enfermedades que se confunden clínicamente, entre ellas la hernia inguinal, cólico renal, desgarros musculares, tendinitis, hasta una disfunción sacroilíaca.

La persistencia en la sintomatología, el constante diagnóstico erróneo y el posterior manejo rehabilitador inadecuado, llevan al paciente a consultar distintos especialistas y subespecialistas de salud, que en algunos casos incluso son derivados a procedimientos quirúrgicos (reparación de hernias inguinales, bloqueos facetarios, infiltraciones articulares, tendíneas, entre otras), muchas veces sin llegar a un diagnóstico y tratamiento correcto.

Existen dos tipos de Pinzamiento Femoroacetabular:

  • “Cam” o “Leva”: En este caso la cabeza femoral es de radio anormal, producto de este aumento se produce un movimiento extremo especialmente hacia la flexión. Si bien no se conoce la conformación anormal durante los pinzamientos de este tipo, algunas probables causas serían las alteraciones del desarrollo (epifisiolisis), por lo que el cierre u off-set produce un contacto anormal entre cabeza-cuello y reborde del acetábulo. Esto a su vez aumenta la fuerza de fricción que llevan a un roce de afuera hacia adentro del labrum y hueso subcondral en la zona anterosuperior de forma constante. Al producirse la lesión condral, conlleva a un desgarro del labrum no involucrado en la lesión inicial. Es tipo de atrapamiento se produce en un 6-8% en individuos deportistas jóvenes, más en género masculino.
  • “Pincer” o “Tenaza”: Producto de un contacto lineal entre el reborde acetabular y la unión cabeza-cuello femoral. En este caso la anatomía de la cabeza femoral puede ser normal, y el pinzamiento producto de una anormalidad acetabular, generalmente por sobrecobertura o retroversión acetabular. En este tipo de atrapamiento la primera estructura en lesionarse es el labrum acetabular. El movimiento de estas estructuras de forma continua lleva a la degeneración del labrum, produciéndose gangliones u osificaciones del reborde llevando a una profundización del acetábulo, empeorando la sobrecobertura. Todo esto produce un efecto de estribo anterior (mayoría de los casos), que lleva a una hiperpresión sobre la cabeza del fémur en la contra el acetábulo en la zona pósteroinferior. Este tipo de pinzamiento tiene una frecuencia de 9-12% siendo común en mujeres de edad media con algún grado de actividad deportiva.

Algunos autores concuerdan que podría existir una combinación de estos dos tipos, inicialmente se produciría un atrapamiento tipo “pincer” y luego se desarrollarían golpes anterolaterales producto de los micromovimientos a nivel de la unión cabeza-cuello evolucionando a tipo “cam” de forma secundaria.

Los exámenes complementarios que se realizan van desde las radiografías de proyección anteroposterior y oblicuas, hasta los TACs y las RNM (resonancia nuclear magnética), que ayudarán a precisar el diagnóstico, evidenciar la existencia de formaciones ostefíticas, alteraciones en la formación de la cabeza femoral, formaciones de quistes, ruptura del labrum, entre otras.

Para el diagnóstico de esta patología son imprescindibles los datos obtenidos en la historia clínica. Las actividades que involucren movimientos de flexión, aproximación, y las rotaciones, son las que van a provocar malestares, más aún si se producen repetitivamente, aunque posiciones estáticas como permanecer sentado durante un tiempo prolongado también reproducen el dolor, que puede ir desde la articulación de la cadera hasta la zona lumbar, tocantérea o inguinal, incluso hasta la rodilla.

Habitualmente este síndrome femoroacetabular se produce en adultos jóvenes entre 20 y 40 años de edad, estimándose la prevalencia en un 10 a 15%. 

La aparición de esta patología puede ser brusca por algún traumatismo, o muchas veces por aparición silenciosa sin causa aparente. Los pacientes refieren dolor asociado a actividades de la vida diaria como subir escaleras, pararse después de sedestación prolongada, moverse en la cama, subir y bajarse del automóvil, así como también durante o después de realizar actividades deportivas, suele desencadenarse con los movimientos de rotación interna y aproximación con la cadera flectada a 90º. El pinzamiento más común es el anteroposterior, generalmente existe limitación del rango de movilidad de flexión y rotación interna. 

En casos de rotura de labrum los pacientes refieren con frecuencia una sensación de chasquido o bloqueo doloroso del rango de movilidad articular.

El tratamiento definitivo de este síndrome es netamente quirúrgico para corregir la alteración anatómica que causa el contacto anormal del fémur y el reborde acetabular. Paliativamente se preescriben AINES (antinflamatorios) y kinesiología, para mantener los ROMs, fortaleciendo y reeducación neuromuscular, entre otras cosas importantes, sin embargo, este tipo de tratamientos son poco predecibles en sus resultados.

DANIEL MIRANDA O.
TMO - U. CHILE
KINESIÓLOGO

1.png 2.png 3.png  

Horarios de Atención:

Lun - Vie 09.00 - 21.00hrs  

Sáb 10.00 - 13.00hrs

Teléfono: 32 217 9034

Reserva de Horas: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Dirección

Dirección: 12 Norte #785

(edificio Pamplona),

Of. 504, (esquina 1 Oriente). 

Ver el Mapa

 

Síguenos